odontologico.org.

odontologico.org.

La importancia de llevar retenedores después del tratamiento de ortodoncia

La importancia de llevar retenedores después del tratamiento de ortodoncia

La ortodoncia es una especialidad de la odontología que se enfoca en el diagnóstico, prevención y tratamiento de las maloclusiones dentales y deformidades faciales. Muchas personas deciden someterse a tratamientos de ortodoncia para mejorar la estética dental, pero también es importante entender que la ortodoncia puede ayudar a prevenir problemas bucales a largo plazo como la enfermedad periodontal y la caries dental.

¿Qué es un retenedor?

Después de finalizar el tratamiento de ortodoncia, es común que se utilice un retenedor para mantener los dientes en su lugar mientras los huesos y las encías se adaptan a los nuevos cambios en la posición de los dientes.

Un retenedor es un dispositivo de plástico o metal que se ajusta a los dientes para mantenerlos alineados después de la ortodoncia. Los retenedores pueden ser removibles o fijos y su uso dependerá del tipo de tratamiento y la necesidad individual del paciente.

La importancia de los retenedores después de la ortodoncia

El objetivo principal de la ortodoncia es corregir los problemas de alineación y mordida dentaria y devolver los dientes a su posición correcta en la boca. Sin embargo, una vez finalizado el tratamiento, existe el riesgo de que los dientes vuelvan a moverse a sus posiciones anteriores, lo que se conoce como recidiva.

El uso de retenedores después de la ortodoncia es crucial para prevenir la recidiva y mantener los resultados del tratamiento a largo plazo. Los retenedores ayudan a los dientes a mantenerse en la posición correcta y previenen problemas dentales comunes que pueden surgir después de la ortodoncia, como la sobre mordida y la recaída dental.

Tipos de retenedores

Hay dos tipos principales de retenedores utilizados después de la ortodoncia: removibles y fijos.

Retenedores removibles

Los retenedores removibles se pueden quitar y poner según sea necesario y están hechos de acrílico y metal. Este tipo de retenedor es ideal para pacientes que tienen buenos hábitos de higiene bucal y responsabilidad para llevar sus retenedores según lo prescrito por su ortodoncista.

Los retenedores removibles también suelen ser más cómodos de llevar que los retenedores fijos y permiten al paciente cepillarse y usar hilo dental con facilidad.

Retenedores fijos

Los retenedores fijos están hechos de un alambre fino que se adhiere a la parte posterior de los dientes y no se pueden quitar sin la ayuda de un ortodoncista.

Este tipo de retenedor es recomendado para pacientes que pueden tener dificultades para seguir un régimen de uso de retenedores removibles como niños, adolescentes o adultos con dificultades en su trabajo o actividades cotidianas.

Cómo cuidar de tus retenedores

Los retenedores son esenciales para mantener los resultados del tratamiento de ortodoncia, por lo que es importante cuidarlos adecuadamente para evitar roturas o daños.

Los retenedores removibles deben ser limpiados regularmente con un cepillo de dientes suave y agua tibia. También pueden ser sumergidos en una solución de limpieza de retén para una limpieza más profunda.

Los retenedores fijos deben ser cepillados regularmente con un cepillo de dientes suave y se debe evitar el consumo de alimentos pegajosos o duros que puedan dañar el alambre de retención.

Conclusión

Mantener un régimen de uso de retenedores después del tratamiento de ortodoncia puede parecer tedioso, pero es vital para prevenir la recidiva y mantener los resultados logrados con el tratamiento. Tanto los retenedores removibles como los fijos son opciones efectivas para prevenir la recurrencia dental y su elección dependerá de las necesidades individuales del paciente.

Cuidar adecuadamente los retenedores es una parte importante de mantener una buena salud bucal después del tratamiento de ortodoncia y a largo plazo, lo que puede ayudar a prevenir problemas comunes como la enfermedad periodontal y la caries dental.

  • TIP: Mantenga sus retenedores en un estuche protector cuando no los esté usando para evitar que se rompan o se dañen.
  • TIP: Cepille sus retenedores regularmente para eliminar la placa y las bacterias que pueden alojarse en la superficie.

En resumen, mantener los retenedores después del tratamiento de ortodoncia es vital para mantener los resultados del tratamiento y evitar problemas dentales a largo plazo. Consulte a su ortodoncista sobre las opciones de retenedores disponibles y siga su régimen de uso y cuidado para garantizar una buena salud bucal a largo plazo.