odontologico.org.

odontologico.org.

Maloclusión: ¿qué es y cómo afecta a la salud dental?

Maloclusión: ¿qué es y cómo afecta a la salud dental?

La maloclusión es un trastorno dental que puede afectar la salud dental de una persona. La maloclusión se refiere a la mala alineación de los dientes y las mandíbulas, lo que puede causar problemas dentales y de salud en general.

Causas de la maloclusión

La maloclusión puede ser causada por una variedad de factores, como la genética, la falta de espacio en la boca, la pérdida de dientes y los hábitos bucales inadecuados, como chupar el dedo o usar chupete durante demasiado tiempo.

La maloclusión también puede ser causada por lesiones, como una fractura en la mandíbula o en los dientes, o por una cirugía maxilofacial.

Síntomas de la maloclusión

Los síntomas de la maloclusión pueden variar en gravedad. Algunos síntomas son leves, mientras que otros pueden ser más graves y causar problemas dentales y de salud general.

Los síntomas comunes de la maloclusión son los siguientes:

  • Dificultad para morder y masticar correctamente
  • Dolor de mandíbula y de cabeza
  • Ruidos en la mandíbula al moverla, como chasquidos o crujidos
  • Dificultad para hablar correctamente
  • Dolor o sensibilidad en los dientes y las encías

Tipos de maloclusión

Existen varios tipos de maloclusión, dependiendo de la gravedad y el tipo de desalineación dental. Algunos de los tipos más comunes de maloclusión son los siguientes:

Mordida abierta

Este tipo de maloclusión se produce cuando los dientes superiores e inferiores no se tocan correctamente al morder, dejando un espacio entre los dientes. La mordida abierta puede ser causada por hábitos bucales inadecuados, como chuparse el dedo o usar chupete.

Mordida cruzada

Este tipo de maloclusión se produce cuando los dientes superiores se colocan por detrás de los dientes inferiores al morder. La mordida cruzada puede ser causada por una desalineación de las mandíbulas.

Apiñamiento dental

El apiñamiento dental se produce cuando los dientes no tienen suficiente espacio en la boca y se cruzan o se superponen unos a otros. El apiñamiento dental puede ser causado por la falta de espacio en la boca o por una desalineación de las mandíbulas.

Tratamiento de la maloclusión

El tratamiento de la maloclusión puede variar según la gravedad y el tipo de desalineación dental. Algunos de los tratamientos más comunes son los siguientes:

Brackets

Los brackets son un tratamiento muy eficaz para la maloclusión, especialmente el apiñamiento dental. Los brackets son pequeños soportes que se colocan en los dientes y se unen con un alambre, que se ajusta regularmente para enderezar los dientes y alinear las mandíbulas.

Aparatos removibles

Los aparatos removibles son un tratamiento alternativo a los brackets. Los aparatos removibles se colocan en la boca y se pueden quitar para comer y cepillarse los dientes. Los aparatos removibles son eficaces para la maloclusión leve y deben usarse durante un período de tiempo determinado para obtener los mejores resultados.

Cirugía maxilofacial

La cirugía maxilofacial se utiliza en casos graves de maloclusión. La cirugía maxilofacial implica la reconstrucción de la mandíbula y los dientes para corregir la desalineación dental y mejorar la salud dental y general del paciente.

Prevención de la maloclusión

La maloclusión puede ser prevenida con buenos hábitos bucales y una buena higiene dental. Algunas de las medidas preventivas más importantes son las siguientes:

  • Cepillarse y usar hilo dental regularmente para mantener una buena salud dental
  • Evitar los hábitos bucales inadecuados, como chuparse el dedo o usar chupete durante demasiado tiempo
  • Evitar lesiones en la mandíbula y los dientes, como una fractura o un golpe

Si se sospecha de maloclusión, es importante acudir a un odontólogo y recibir un tratamiento adecuado para prevenir problemas dentales y de salud a largo plazo.

Conclusión

La maloclusión es un trastorno dental común que puede causar una serie de problemas de salud dental y general. La maloclusión puede tratarse con una variedad de métodos, como brackets, aparatos removibles y cirugía maxilofacial. La prevención de la maloclusión se basa en buenos hábitos bucales y una buena higiene dental. Si se sospecha de maloclusión, es importante acudir a un odontólogo para recibir un tratamiento adecuado y prevenir problemas a largo plazo.