odontologico.org.

odontologico.org.

Radiología Dental Intraoral VS Extraoral, ¿Cuál es mejor?

Radiología Dental Intraoral VS Extraoral, ¿Cuál es mejor?

En odontología, la radiología dental es una herramienta esencial para el diagnóstico, planificación y seguimiento de tratamientos dentales. Al igual que en otras especialidades médicas, la radiografía dental nos permite ver estructuras internas que no son visibles a simple vista, lo que nos ayuda a detectar problemas desde la temprana etapa y tomar las medidas necesarias para tratarlos.

En la radiología dental existen dos tipos de técnicas: la radiología intraoral y la radiología extraoral. Ambas tienen sus ventajas y desventajas, y es importante conocerlas para determinar cuál es la mejor opción para cada paciente y cada situación.

Radiología Dental Intraoral

La radiología intraoral es aquella que se realiza dentro de la boca del paciente. Se utilizan películas fotográficas que se colocan directamente en los dientes, lo que permite obtener imágenes más detalladas y precisas de la dentición. Entre las ventajas de la radiología intraoral destacan:

  • Permite ver con detalle las caries dentales, las restauraciones existentes y otras patologías que afectan a los dientes.
  • Se puede utilizar para obtener imágenes dentales tanto en niños como en adultos.
  • Es una técnica menos invasiva y más cómoda para el paciente.
  • Se pueden hacer múltiples radiografías en una sola sesión.

Entre las desventajas que se pueden encontrar con la radiología intraoral está que solo es limitada a la obtención de imágenes de los dientes del paciente, por lo que, no se puede observar otras patologías que estén por fuera de la cavidad oral como pueden ser las patologías de las ATM, lesiones de los tejidos blandos o los senos maxilares, entre otros.

Radiología Dental Extraoral

Por otro lado, la radiología extraoral se realiza fuera de la boca del paciente. Se colocan los equipos radiográficos frente a la cabeza del paciente, lo que permite obtener imágenes de los huesos y tejidos blandos de la cara y la mandíbula. A continuación, echamos un vistazo a algunas de las ventajas y desventajas de la radiología extraoral:

  • Se pueden visualizar estructuras faciales como los senos maxilares, las articulaciones temporo-mandibulares, las ramas mandibulares que no son visualizadas en la radiografía intraoral.
  • Permite obtener imágenes detalladas de la mandíbula y la dentición en caso de tratamientos de ortodoncia o de implantes dentales.
  • Es menos invasiva para el paciente en comparación con otras técnicas diagnósticas, como la tomografía computerizada o la resonancia magnética.

Las desventajas encontradas en la radiología extraoral son que son equipos mas grandes y pesados en comparación con los equipos intraorales, además, no proporcionan una imagen detallada de los dientes, por lo que no es una técnica efectiva para la detección de caries dentales.

¿Cuándo se Utiliza Cada Uno de los Métodos?

La elección de uno u otro método dependerá en cierta medida del paciente así como de las particularidades del caso. Es importante que el odontólogo tenga en cuenta factores, como la edad del paciente, su historial dental, las características de los dientes y, por supuesto, la patología que. En términos generales:

  • La radiología intraoral es la mejor opción para la detección de caries dentales, restauraciones, caries debajo del borde de ellas, patologías pulpares, patologías óseas (como la osteoporosis) y otros problemas que se puedan suscitar dentro de la cavidad oral.
  • La radiología extraoral es la técnica de elección para la detección de patologías de la ATM, lesiones del tejido blando, de los senos paranasales, así como para la evaluación de las estructuras óseas profundas.

En algunos casos específicos se requerirá de la combinación de ambos tipos de radiología para obtener un diagnóstico preciso.

Conclusión

En resumen, ambas técnicas son muy útiles y tienen su lugar en la odontología. La elección de una u otra dependerá de las necesidades del paciente en cada momento, la edad del paciente, los antecedentes dentales y, por supuesto, la patología que se está estudiando. En cualquier caso, es importante realizar una evaluación exhaustiva de cada paciente y realizar un análisis comparativo entre estos tipos de técnicas a efectos de obtener el mejor diagnóstico posible.